Antonio y su Lupa

Autora: Ana Igne

Seguramente, si van a la plaza a buscar a Antonio, seguro no lo encuentran fácilmente. Él siempre está cerquita de los árboles, escondido entre los arbustos, con la cara muy pegada al suelo.

Antonio tiene cinco años, ojitos curiosos y una lupa enorme para encontrar las hormigas de la plaza. Le fascinan sus escondites secretos, sus colores y sus patas veloces.

Sus hermanos lo llaman para que vaya a jugar con ellos. Su perro Tobías le ladra moviendo la cola, contento. Pero Antonio está muy concentrado, haciendo crecer con su lupa las pequeñas maravillas de la naturaleza.

-Shhh, Tobías, vas a espantar a mis amigas- susurra.

¡Allá a lo lejos viene el tren de las hormigas! ¡Un tren cargado de hojitas verdes! ¿Qué secretos se dicen al oído unas a otras? ¿Quién les prepara la ensalda? ¿De qué color es la corona de la hormiga reina?

Todas estas cosas se pregunta Antonio, mientras corre de un lado a otro en busca de nuevos hormigueros.

Pero esta tarde sucedió algo inesperado: ¡Antonio perdió su lupa! Tantos rincones visitaron, tantos escondites descubrieron, que no sabe dónde puede haberla olvidado…

Sus hermanos lo ayudan a buscarla. Tobías olfatea por todos lados sin poder encontrarla. Antonio se sienta en el pasto, con ganas de llorar.

¡Allá a lo lejos viene el tren de las hormigas! ¡Un tren cargado de hojitas verdes! Un tren cargado de …. ¡¿Qué es eso?! ¿Pueden creerlo? Las hormigas están trayendo…¡la lupa de Antonio!.

Colorin Colorado, este cuento de lupas perdidas ha terminado!

Deja una respuesta

Abrir chat
Te podemos ayudar?