La luna y el conejo

Autora: Laura Junowicz

Elías se asomó por el hueco de la madriguera y vio un millón de bolitas blancas que caían desde cielo. Se pegaban a las copas de los árboles, a las piedras, a la tierra; todo lo que tocaban, lo volvían blanco.

¡Eladio! Llamó a su hermano a los gritos. En una corrida, el conejo estaba junto a él.

Asomó la cabeza para afuera, pegadita a la de su hermano:

-iEs la luna, Eladio! ¡La luna se deshizo y está cayendo en ESO blanco? ¡Es nieve, Elías! -sentenció Eladio con tono socarrón, y volvió a entrar en la madriguera.

Pero Elías sabía muy bien que la nieve no existía, que solo era un invento de los cuentos. “No puedo perder tiempo dijo- tengo que juntar a la luna y devolverla al cielo”.

El conejo salió de la madriguera y trabajó todo el día. Juntó montoncitos de copos blancos de todas partes. Sacudió los árboles, despejó las piedras, los barrió en la tierra, y los acumuló en un solo montón enorme.

Pronto el sol se empezó a esconder y, aunque aún faltaban muchas miguitas de luna por juntar, hacía tanto frio que decidió terminarla con lo que había podido reunir.

“La nueva luna será más pequeña, pero al menos estará en el cielo”, pensó Elías y, rápidamente, antes de que se les congelara el hocico, terminó la restauración: le dio forma de pelota.

La luna ya estaba lista para volver al cielo. Solo faltaba un último toque final.

Así como los artistas escriben su nombre en sus cuadros, Elías quiso dejar su firma en la nueva luna, y le dibujó un conejo en la superficie. Así, de paso, podría mostrarle a Eladio que se había equivocado.

Entonces sí, satisfecho, el conejo se fue a dormir.

La luz del sol entrando por el hueco de la madriguera lo despertó al día siguiente. Elias abrió los ojos, sacudió las orejasy salió a los saltos.

Afuera, todavía quedaban algunas miguitas blancas desperdigadas, pero la luna ya no estaba. Y esa noche, en el cielo despejado, apareció. La nueva luna de Elias brillaba en la oscuridad, un poco más bajita, un poco más flaquita y con un conejo estampado.

Colorin Colorado, este cuento de Conejo ha terminado!

Deja una respuesta

Abrir chat
Te podemos ayudar?